Ni las croquetas salen tan caras

El Internet del Mame.- Todos sabemos que tener y mantener a una bendición sale bastante caro, sobre todo si nuestra bendición es canina y le gusta comer todo aquello que no es comida: desde su popó, hasta bolsas de plástico, o unos cuantos billetes que te debían.

Foto: Murphy & Co Veterinary Practice

Y eso fue lo que le sucedió a Ozzie, un hermoso lomito labradoodle de nueve años que vive en Inglaterra, en el norte de Gales. Ozzie sacó del buzón de sus dueños un sobre que contenía 8 billetes de 20 libras (unos cuatro mil pesotes mexicanos en total, porque la libre está a casi 25 pesos), y ¡zaz!, se los zambulló completitos.

Judith Wright comentó a un medio local que el perrito sacó del buzón el dinero, por lo que tuvieron que llevar de emergencia a Ozzie al veterinario para que lo atendieran, le provocaran el vómito y, de este modo, hacer que el perrito se convirtiera en un cajero automático.

El perro oso de este perro les costó a sus dueños casi tres mil pesotes. O sea, esa es la lana que le tuvieron que pagar al veterinario por hacer que Ozzie vomitara. Lo que todavía desconocemos es si el dinero que le pagaron al veterinario lo obtuvieron del vómito del lomito, o le dieron billetes limpios y aún no ingeridos por ningún perro.

Así que ya lo sabes, amiguito, si tienes a un perrhijo de tu casa, aléjalo de todas esas cosas que podría comerse. No vaya a ser la de malas y tu Milaneso se termine tragando tu tesis, o tus zapatos, o los 37 pesos que ibas a utilizar para invitarle un helado a tu crush.

Compartir Típico que tu perrhijo tiene hambre y se almuerza los cuatro mil pesos que te habían pagado

Logo