9 diferencias entre tu amigo “el aplicado” y el que dice “el maestro me odia”

Lo mejor de 2 mundos en tu salón

Caminito de la Escuela.- Todos conocimos al clásico morrito que siempre sacaba puro 10 y lo adoraban las maestras y a su mejor amigo, el que no era muy trabajador que digamos, que ni sabemos cómo logró terminar la prepa.

Hoy en día, uno de ellos es exitoso, mientras que el otro… pues ahí la lleva. Aquí te podemos ayudar a identificar quién de estos personajes podrías ser tú.

El destacado es ese que se mató para sacar dieces y estrellitas de oro y, ahora, hasta es becario ejecutivo porque tuvo la oportunidad de contar con becas que apoyaran su futuro.

El otro vato era al que le valía tres kilos la escuela y pretendía ser “el chico rudo” del salón. Es más, se la pasaba diciendo que sus desgracias eran porque los maestros la traían contra él.

Por eso, le preguntamos a nuestros becarios: “¿Quién era de los revoltosos de su salón?” Y sorpresivamente todos tuvieron algo de estos personajes. Así que los pusimos a trabajar para encontrar las 9 diferencias entre estos chavitos con los que seguro estudiaste y hallaron lo siguiente:

1. El Aplicado tenía su diploma por asistencia perfecta

Mientras que el Relajiento nunca entraba a clases…

2. El Aplicado sólo hablaba para responder preguntas de la clase…

… El otro nunca dejaba de hablar y hacer chistes.

3. El más listo siempre iba hasta delante del salón y pues al chico malo siempre lo cambiaban de lugar

 

4. Mientras que el Aplicado tenía hasta puntos extras de por vida…

… El de la edad de la punzada no entregaba nada y ponía pretextos muy comunes.

5. Al genio en potencia le encantaba ayudarle a la maestra de inglés a cargar la grabadora…

Y al revoltoso siempre le gustó su teacher. (“Teacher” significa maestra, en caso de que seas el que no ponía atención)

6. Todos eran buenos amigos echando la reta de fucho en el recreo… pero ya sabrás quién jugaba en horario de clase.

6. El Aplicado se ganó la beca de la Fundación BBVA Bancomer.

El Relajiento siempre le copiaba las respuestas del examen al becado.

7. El mañoso le pedía prestado al aplicado para sus papitas, pero nunca le pagaba

8. El Aplicado jamás faltaba en la escolta y la madre del revoltoso aún llora porque jamás llamaron a su niño ni para borrar el pizarrón.

9. El que tenía Beca se graduó con honores de la universidad…

Y el que se volaba las clases se quedó a 2 aciertos de su tercera opción… pero porque no estudió

 

A diferencia del chavito revoltoso, muchos otros jóvenes sí se aplican a estudiar y hasta logran obtener becas de excelencia académica como la de la Fundación BBVA Bancomer. ¿Sabías que se han otorgado más de 278 mil becas desde 2002? Échale un ojo a estos esfuerzos en fundacionbbvabancomer.org/

 

 

 

 

Compartir 9 diferencias entre tu amigo “el aplicado” y el que dice “el maestro me odia”

Logo