Que se sienta el power mexicano

México.- En este patriótico mes donde suspendemos nuestros irreparables odios (las quesadillas no llevan queso, prros) y nos fijamos en el carnalismo que nos une y nos hace ser una raza poderosa y fraternal, se manifiestan múltiples escenarios donde no sólo nos imaginamos cosas chingonas, sino que también las hacemos y las vivimos.

Es verdad que viajar en el transporte público puede ser una experiencia traumática donde día con día hay peleas, gritos, empujones, arrimones, apretujamiento de las carnes, olor a taco sudado y demás inclemencias. Pero también es cierto que incluso aquí puede surgir la hermandad entre mexicanos.

Por ello, ahora te presentaremos 10 ejemplares situaciones en el transporte público donde todos trabajamos en equipo y logramos hacer de este país un lugar mejor. Veamos:

 

1. Gritar a coro “bajan” cuando la micro no se detuvo el tiempo suficiente

2. Ver feo al güey que no se recorre o estorba en la puerta

3. Cuando ya no caben, apretarse mucho más para que entren, mínimo, otros tres

4. Cuando se sube la parejita y van en asientos separados, tú te pasas a otro asiento con tal de ver que al menos en ellos sí hay amor

5. Guardar un silencio cómplice cuando alguien apenas se acaba de subir a la combi y, al hablar por celular, dice: “sí, ya voy llegando”, pero todos saben que es falso

6. Comprimirse en el asiento de la combi para que quepa un cuarto pasajero

7. Recorrerse bien chido hasta atrás, en doble fila y por ambos pasamanos, por favor

8. Jamás denunciar al que se saltó el torniquete. Hoy por ti, mañana por mí

9. Brindarle apoyo moral a la persona que es víctima de infidelidad

10. Si vas en la combi, saber que si te sientas en el asiento trasero del conductor tu deber será pasar los pasajes, de buena gana y amablemente

 

 

Compartir 10 situaciones en el transporte público en donde todos somos hermanos

Logo