Maestros del camuflaje demostraron cómo pasar desapercibidos después de asaltar

Maestros del camuflaje demostraron cómo pasar desapercibidos después de asaltar

por Alf

Estos sí abrieron la segunda caja

Monterrey.- Como bien dice el dicho, “hasta en los perros hay razas“, porque para robar también hace falta un poco de ingenio, aunque tengan la primaria trunca, hay que ser listillo para concretar un buen atraco.

Esto fue lo que sucedió con dos ladronzuelos que se infiltraron a un 7-Eleven, amarraron como puerco al cajero original y ultrajaron el dinero de la caja… Ah pero no sin antes, tomar los uniformes de los empleados para hacerse pasar por uno, y de esta manera cobrar a Don Billetín por un par de horas más.

 Todo esto ocurrió en San Nicolás de los Garza, en la ciudad internacional cosmopolita con dos líneas del Metro, Monterrey, donde los policías que atendieron al cajero verdadero sospechan de la complicidad de algún desempleado con otro bandido, debido a las transacciones que realizaron.

Más de 30 mil pesos a cuentas ajenas y cuatro mil pesos que sacaron en efectivo, fue el motín que se llevaron estos gandallas pero listos ladrones del “Seven”, esperando a ser capturados por la autoridad local.

 

Te podría interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar