¿Y mi esposa… y mis hijos… y mi alcoholismo?

La agencia.- Muchos jóvenes estudiantes que ingresaron a la carrera de Publicidad entraron para seguir la palabra de su mesías,  Don Draper, líder empresarial, publicista y genio del mercadeo que se aventaba unos díálogos rompedores para terminar vendiendo chocolate.

Este sensual publicista hizo que todos los que pensaban dedicar su vida a los comerciales se mojaran de sus calzoncitos y comenzaran a ambicionar una vida como la del señor Draper. Oh, pero existe un pequeño detalle… Don Draper no es real, es un personaje de ficción en una serie llamada “Mad Men”, interpretado por el guapo Jon Hamm, quien sigue un guión donde Don gana hasta cuando pierde.

“¿Que no Don Draper es primo de los Alazraki? ¡Toda mi vida ha sido una maldita mentira!”, respondió Rodrigo Rodríguez, community manager jr mientras editaba unas fotos de las Kardashian para la agencia en la que trabaja.

De inmediato, Rodrigo Rodríguez dejó la agencia en la que estaba trabajando por honorarios y decidió cambiar su vida. “Mi corazón, mi alma, mi espíritu estaban muertos en vida, y fue por esa razón que me metí de nuevo a estudiar, esta vez algo que no involucrara ninguna emoción: administración de empresas”, afirmó el ex CM.

Rodrigo vive ahora de… lo que sea que haga esa gente y espera pronto terminar de pagar su Ibiza 2011 para retirarse a los 40 y casarse con Margarita la de recursos humanos. “Honestamente, quisiera estar muerto pero aquí andamos, y aquí andaremos aunque ni de pedo pueda tener a una Megan”, finalizó este pobre hombre.

 

Compartir Publicista se da cuenta que no puede ser Don Draper e inicia su carrera en administración de empresas

Logo