¡Que alguien piense en el nuevo dios!

Vaticano.- Todo era júbilo y felicidad mientras alegremente los ciudadanos de Belén celebraban el nacimiento de un nuevo dios depositado en un humilde pesebre, todo gracias a la gracia y obra del espíritu santo. Entre pastores y reyes rompompom, el momento era perfecto y nada podía malir sal.

Sin embargo, una mujer extraña llegó hasta donde se encontraba nuestro salvador y, en señal de protesta, comenzó a gritar “Dios es mujer” al intentar secuestrar al recién nacido. Identificada como una activista extrema de Femen, de inmediato los encargados de mantener al patriarcado en orden saltaron en ayuda al Niñito Dios.

Por supuesto, los más impactados fueron los habitantes presentes en este nacimiento, quienes se encontraban en plena celebración cuando el susto hizo que una bonita cena familiar se convirtiera en un caótico evento.

Aquí la fotografía de uno de los primos de Jesús, impactado porque alguien le había ganado el lugar frente al pavo mientras ocurría el atentado.

Por otra parte, estaba uno de sus tíos que salió de la cocina anunciando otro tipo de terrorismo durante la cena de Navidad.

Nunca falta el que siempre se queja de todo al observar este acontecimiento familiar.

También estuvo su primo freelancer cuando le preguntaron por la chamba y la novia, a lo que él respondió con una sonrisa pasivo agresiva porque está a dos de encontrarse en situación de calle.

Finalmente detuvieron a esta “sextremist” antes de realizar cualquier otro acto de maldad en topless, y la retuvieron en la policía del Vaticano, donde seguramente le dieron un suéter navideño y un sandwich para que se calmara.

Volviste a ganar, heteropatriarcado, pero no por mucho tiempo…

Compartir Habitantes de Belén indignados tras atentado que sufrió su mesías redentor

Logo