Provincia expulsa a los michoacanos por planear y ejecutar un postre con BOLILLO

Uruapán, Michigan.- Se ha desatado una fragmentación de la, hasta ayer, unida República Federal de la Provincia. La causa fueron, como era de esperarse, los chilangos. Al menos su influencia y adicción por empaquetar todas las comidas ricas por sí mismas dentro de un bolillo.

El estado del Doctor Meireles y Felipe Calderón fue expulsado por la sub-nación al interior de México y simultáneamente aceptada como la décimo séptima delegación de la siempre gloriosa CDMX (de mi corazón). El detonante fue la planeación, ejecución y difusión de un postre asqueroso a la vista de los no capitalinos por su mezcla heterogénea de lechera, gelatina y el sagrado bolillo.

Los responsables del altercado diplomático de la sub-política estatal son los dueños del restaurante de Pátzcuaro, Once Patios. En la cuenta oficial de facebook del comedor publicaron una secuencia fotográfica, no sólo del postre terminado también de la ingesta del elixir que los provincianos no pueden entender.

Lógicamente esto acarreó comentarios, trolleos y muchos “compartidos” para una página de 469 likes. Aquí un compendio de reacciones:

1.

2.

3.

4.

5. Esta explica a la perfección el dilema y resolución del caso:

El Dr. Miguel Mancera se mostró interesado en comprar los derechos de la torta de jaletina y comerla como premio de consolación ante la falta de posibilidades para continuar su carrera presidencial:

Compartir Luego de ver este platillo, Michoacán es declarado la delegación 17 de la CDMX

Logo