A nadie le gusta la “música” de los organilleros, revela estudio

Quienes dicen que sí son organilleros encubiertos

La logia más vigente del siglo XX, aparte del Sanborns de los azulejos y la cienciología, son los  organilleros. Hombres principalmente que se dedican a darle paisaje sonoro a la ciudad. Una tradición que ha ido desapareciendo con los años, a menos de hacerse algo al respecto. Todo comenzó cuando alguien dijo “qué es ese ruido detrás del tráfico”, fue ahí que sus presencias volvieron a lo evidente.

Un inocente cuestionamiento despertó la curiosidad de los caminantes. Algo que nadie se atrevía a decir pero sabíamos en el fondo de nuestro corazón. Más o menos lo mismo que ocurrió cuando el imaginario colectivo odió al bebé de la Era del Hielo. ¿Realmente nos gusta la música de estos artistas de lo cotidiano?

La pregunta levantó las miradas y comenzó el debate. ¿Qué hacen aquí? ¿De dónde vienen? ¿A dónde van? ¿Qué hay detrás de los sonidos metálicos y desafinados? ¿Un lamento nostálgico de la vida que se nos fue?

¿Es un imperio esa luz que se apaga o una luciérnaga?

Jorge Luis Borges

Pero llegó el silencio.

Dentro del vacío estaba todo menos el ruido. El latido de los corazones se hizo más evidente. La respiración entrecortada. Risas de nervios. No había nada que calmara el grito interior. ¿Y los músicos? ¿Por qué no llenan el hueco de mis pensamientos? ¿Dónde están los organilleros?

Todos se habían ido. Pasaron tanto tiempo en las sombras que nombrarlos con tanta fuerza los quebró. Nadie los quería al parecer. Entonces no hay nada qué hacer aquí. Uno por uno, tan imperceptibles como siempre los creímos, desaparecieron. La ciudad nunca los volvió a ver.

Una sonrisa surgió de algunos. En otros solo había decepción. Todos continuaron su marcha. Todo volvió a la normalidad como cada día de nuestras vidas.

Oso Rulo
Oso Rulo  Ver otros 624 artículos

Fui al IMSS, nadie me volvió a ver


Compartir A nadie le gusta la “música” de los organilleros, revela estudio

Logo