Investigadores descubren que Bad Bunny es en realidad un Nenuco gigante

Un experimento que salió terriblemente mal

Georgia.- La mañana de 1967, el doctor Donald McTrevor diseñó un modelo de Nenuco que podría comer, hablar y cagar de una manera casi humana, gracias a la presión de los empresarios jugueteros por ofrecerle a las niñas un muñeco realista, por lo que el miedo invadió cada poro de su ser, llevándolo hasta la locura y dejando años de investigación sin revelar.

No fue sino hasta 1988 que un curioso ratón apretó los suficientes botones para resolver la trama de manea facilona (como en Endgame) y liberó al muñeco en las sucias calles de Virginia.

Fueron los miembros de la familia Bunny quienes lo adoptaron como uno más de la familia. Años más tarde, Baderto Bunny Fernández Jr. admitió ante sus padres sus aspiraciones por ser cantante.

Mi bautizo 1989, Bad Bunny

Fue así como se convirtió en uno de los exponentes más grandes del reguetón gracias a su rítmico balbuceo y simpática forma de ser. Sin embargo, su historia daría un giro de 180º para revelar su verdadero ser.

Bad Bunny se convierte en el primer muñeco Nenuco en adquirir consciencia, por lo que muchos gobiernos quieren encarcelarlo para someterlo a todos los estudios humanamente posibles.

Mientras tanto, Baderto se dice orgulloso de su origen como muñeco pelón que da miedo, y que esto no lo impide amar y ser amado, hacer música e irse de gira con articulaciones de plástico y el constante peligro de que le aplasten la mollera. Él es libre. Él es Nenuco.

Compartir Investigadores descubren que Bad Bunny es en realidad un Nenuco gigante

Logo