Yo soy quien soy, y no me parezco a naiden

México.- En pleno relajo postelectoral, un imitador de Pedro Infante, José del Refugio Leyva, Cuco, llegó a las afueras de la casa de campaña de AMLO con una pancarta y un micrófono para interpretar las canciones que hiciera famosas el ídolo de nuestros abuelos, y pedirle así al virtual presidente que investigue el verdadero destino del famoso músico mexicano.

Para los que no les gusta el rollo conspiranoico, les resumiremos el chisme en unas cuantas líneas: la historia oficial dice que Pedro Infante murió en 1957 de un avionazo, pero, desde entonces y hasta la fecha, hay quienes aseguran que no fue así, sino que tuvo que fingir su muerte por un lío amoroso que involucraba a los políticos de más alto poder de aquel tiempo. O sea que, para salvar su pellejo, renunció a su identidad como artista y tuvo que vivir muchos años en la clandestinidad.

Algunos años después, en 1983, un hombre de sesenta y tantos años, conocido como Antonio Pedro, comenzó a tener cierta fama local, puesto que cantaba “casi igualito” a Pedro Infante.”Ah, numá, es Pedrito, no se murió, ¿ya ven?, nomás estaba escondido”, comentaban los fans al escucharlo.

El rumor cobró relevancia porque Antonio Pedro y Pedro Infante se parecían físicamente, y aunque dicha noticia no trascendió más allá de medios locales, muchos aún juran que es verdad. Por lo que, de ser así, Pedro Infante no murió en 1957, sino en 2013, a los 95 años, fecha en murió Antonio Pedro.

*fin del breviario cultural*

El caso es que otros seguidores escépticos nunca han creído en ello, y dicen que Antonio Pedro no le llegaba ni a los talones a Pedro Infante y que Cuco Leyva sólo busca lucrar con la imagen del cantante mexicano. Incluso la viuda de Antonio Pedro ya ni le contesta las llamadas a Cuco, (según informa una página de Facebook).

Así que esta delicada noticia tiene dos posibles finales: o AMLO acepta dicha petición y ordena a que se le realice una prueba de ADN a Antonio Pedro, o las cosas siguen como hasta ahora y cada que cada quien crea lo que se le antoje.

Y recuerden, amigos, si creen que es muy ridículo pensar que Pedro Infante no murió en 1957, tomen en cuenta que hay adolescentes que piensan que van a estar por siempre enamorados de su pareja con la que llevan un mes saliendo.

¡Hasta la próxima!

Compartir Exigen a AMLO que investigue lo verdaderamente importante… ¡la falsa muerte de Pedro Infante!

Logo