¡Supera eso, juguete de moda, juguete de novedad!

México.- Datos del INEGI corroboraron que los niños se aburren de sus nuevos juguetes cuatro días después de que los Reyes se los hayan traído. Cosa que abrume y enloquece a los padres, pues los Reyes no son ni tan reyes ni tan magos y necesitan 12 mensualidades sin intereses para pagar el juguetito que ya no le interesa al pequeñín de la casa.

En contraste, las cajas resultan más divertidas que cualquier juguete. Bueno, por lo menos así era hace unos veinte años, porque quizá, ahora, la única cosa que en verdad es una seria competencia para una caja es una Tablet; de allí en fuera, una caja siempre es la mejor opción.

Si de niño no jugaste con una caja, no tuviste infancia. Y si de niña no te divertías con una caja, es que te faltó imaginación. Ahora veamos 10 poderosas razones por las que jugar con una caja es mil veces más divertido que cualquier juguetito de 2 mil varos o más:

 

1. El juguete sólo tiene un uso, la casa puede ser todo lo que tú quieras: desde una nave espacial, hasta un ataúd.

2. Es divertido ver a tus padres entrar en crisis al ver que eres más feliz con la caja de tu juguete nuevo que con tu juegue nuevo.

3. Si tu gatijo la encuentra más agradable, imagínate cómo se divertirá tu hijo humano cuando lo tengas, si es que lo tienes.

4. Te sirve lo mismo como casa de muñecas que como equipaje cuando tomas tu ADO en la TAPO.

5. Escondías a tu hermanito en la caja, y tardaban horas en encontrarlo.

6. Cuando de niño se te perdía o rompía un juguete, llorabas mucho. Si la caja se te rompe, no hay bronca, agarras otra y ya.

7. Las cajas no tienen aburridas instrucciones para saber utilizarlas. Las usas como se te dé la gana y ya.

8. Si de niño te compraban una autopista o un barco de Playmobil, tardabas tres horas en armarlo para poder jugar; mientras que la caja la usabas inmediatamente.

9. Estimulabas tu imaginación sin necesidad de consumir sustancias extrañas.

10. Siempre es divertido regalar calcetines en una caja de iPhone X

 

 

Compartir 10 poderosas razones por las que una caja es mil veces más divertida que cualquier juguetito

Logo