Provincianos entran en crisis tras enterarse que los caballeros no necesariamente tienen caballos

Provincianos entran en crisis tras enterarse que los caballeros no necesariamente tienen caballos

por Lui

Y los armarios ya no tienen armas

Cualquier estado de M√©xico.- Una nueva crisis azota al interior de la Rep√ļblica (cu√°l ‚Äúinterior‚ÄĚ, el interior es la CDMX), luego de que a un amado provinciano se le ocurriera pensar en la palabra ‚Äúcaballero‚ÄĚ. Este buen hombre, de alg√ļn estado de lo que unos quieren que sea la Rep√ļblica Mexicana del Norte, fue increpado por un vendedor de trajes que le dijo: ‚Äúbuenas tardes, caballero‚ÄĚ.

En ese momento, el norte√Īo sinti√≥ que se hac√≠a un hoyo en el universo, los celulares perd√≠an la se√Īal y el espacio-tiempo colapsaba‚Ķ ‚Äú¬ŅCaballero?, ¬Ņpor qu√© me dice ‚Äúcaballero‚ÄĚ si no tengo caballo?‚ÄĚ se dijo mientras la duda existencial no lo dejaba dormir.

Despu√©s concluy√≥ que el vendedor era chilango o algo as√≠, y quiso reprenderlo: ‚Äúlos caballeros deben llevar caballo, amigo, as√≠ como las quesadillas deben llevar queso, porque su nombre lo dice‚ÄĚ.

Al respecto, un chilango malinformado dijo que eso era falso, pues ‚Äúcaballero‚ÄĚ viene del n√°huatl ‚Äúcaballerotzin‚ÄĚ que significa ‚Äúpersona, o ser humano, u hombre, o individuo de sexo masculino‚ÄĚ. De pronto comenz√≥ una terrible e in√ļtil lucha sobre si los caballeros deber√≠an necesariamente llevar caballo.

A ra√≠z de este embrollo, los de provincia dijeron que un caballero sin caballo es tan imposible como una quesadilla sin queso, y, por lo tanto, un armario debe a fuerzas tener armas, y la guantera de los autos a fuerzas debe tener guantes, y todo por una raz√≥n suprema e irrefutable: ‚Äúporque su nombre lo dice‚ÄĚ.

Mientras tanto, los chilangos dijeron que ‚Äúnel pastel, valedores, un caballero puede no tener caballo, y las quecas m√°s chidas son las de huitlacoche, y, al chile, las tortas de tamal est√°n bien chingonas‚Ķ c√°mara, vamos por unas guajolotas, a g√ľevooo‚ÄĚ.

Se pronostica que esta nueva pol√©mica no termine nunca, hasta que el espa√Īol mexicano haya evolucionado tanto que pueda considerarse un idioma nuevo.

Te podría interesar

Este sitio utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario. Aceptar