Las tortas de tamal podrán ir ahogadas

México.- Con el sismo del pasado 19 de septiembre del año en curso, los mexicanos aprendimos muchísimas cosas, entre ellas a ser solidarios, entendernos, ayudarnos y apoyarnos en todo lo que se necesitó y se sigue necesitando.

Dentro de todo este ambiente de hermandad, leímos historias increíbles de humanidad, que nos mostraron que el ser humano y en especial el mexicano, se puede convertir en uno mismo cuando se lo propone y cuando la situación nos lo exige.

La situación aún no termina, pero algunas de las personas que habitamos este país, nos hemos dado a la tarea de plantar algunas otras situaciones sobre la mesa, ya que el apoyo fue tan grande de todos los mexicanos que nos convirtió en uno mismo, que se ha hecho oficial ña cancelación de algunos temas sensibles para los estados de la República, entre ellos los siguientes:

 

Las quesadillas ya pueden llevar lo que sea sin problemas.

 

El aire acondicionado puede ser llamado “clima” y nadie dirá nada.

 

Los chilangos ya pueden salir de la CDMX con huaraches y calcetas.

 

No hay pedo si los chilangos hablan cantadito. 

A la pancita ya se le puede decir menudo.

 

Cuando los fuereños les digan tacos de trompo a los de pastor, se les servirá sin chistar. 

 

Quien le diga “zacate” al pasto, se le entenderá.

 

De igual modo al mosquito cuando se le nombre “moyote”.

 

La “cheve” ya se servirá en todos los restaurantes del país.

Las tortas de tamal ya irán ahogadas. 

La carne asada se podrá desayunar, comer y cenar en todos lados.

Compartir 11 cosas en las que finalmente nos pusimos de acuerdo todos los mexicanos después del sismo

Logo