Este vato se comió sus audífonos y todavía fue al baño a ver si funcionaban

Un gran estudio de producto

Maméxico.- Cuando alguien se compra un nuevo dispositivo tecnológico es normal que quiera asegurarse de que funciona a la perfección, por lo que realizar pruebas para verificar la calidad del producto es bastante común. Sin embargo, un joven en Taiwán, llamado Ben Hsu, realizó una prueba involuntaria de este tipo que sobrepasó cualquier ridiculez.

Al estar dormido, el taiwanés se comió uno de sus audífonos Apple Airpod, y al despertarse, comenzó a buscarlo con ayuda de una aplicación. Fue así como se dio cuenta de que lo tenía en el estómago, pero de todas formas fue al médico para que le confirmaran su nivel de estupidez.

En el doctor le confirmaron a Ben Hsu que efectivamente sí es una persona muy tonta, ya que su audífono sí se encontraba dentro de él. Entonces le dieron un laxante y el joven expulsó el producto en el baño. Tuvo que ensuciarse las manos de la peor manera para recuperar su valiosísimo objeto.

Al llegar a casa, el taiwanés comprobó que su audífono todavía funcionaba, compartiendo su ridícula historia en redes sociales para ganar seguidores. “Aún tenía 41% de batería”, dijo Hsu.

Los médicos aseguraron que el audífono no le ocasionó ninguna molestia al joven (más que la de creer que lo había perdido), y que cualquier cosa que tenga mal el joven Ben Hsu ya la tenía desde antes. 

 

 

Compartir Este vato se comió sus audífonos y todavía fue al baño a ver si funcionaban

Logo