Increíble pero cierto

Alguien compró un terreno virtual por 50 millones de pesos y esto sí es un metaverso

Como cuando compras propiedades sin escrituras

Fraccionamiento Black Mirror.- Una empresa ha gastado 2.4 millones de dólares para comprar un terreno digital “poco más grande que una cancha de basketball”, por si creías que te había timado cuando habías depositado para comprar algo por marketplace.

La compra de la parcela habría sido hecho por Tokens.com, una empresa canadiense que se dedica al comercio virtual y el monto de la transacción fue de 618,000 MANA (moneda virtual basada en Etherium) que le transfirieron a Decentraland

para adquirir 116 parcelas virtuales.

Por el terreno pasa una falla geológica pero no afecta el servicio del agua

Decentraland se describe así misma como “el primer mundo virtual [que es] propiedad de sus usuarios”, leyenda que bien podría ser usada por un timador en Mercado Libre.

Esta empresa que solo existe en nuestra mente, está colocando lotes virtuales en lo que ellos aseguran será “el corazón del distrito Fashion Street” dentro de Decentreland y “se desarrollará para facilitar los desfiles de moda y el comercio dentro de la industria de la moda digital en auge”. Es decir, venden espacios publicitarios que será administrados por los dueños y no por un tercero como Google.

Esto quiere decir, que las 116 “parcelas” adquiridas se convertirán en un “mall digital” donde los mayoristas podrán anunciarse y vender sus productos, aprovechando la tendencia que se empezó a dar con la pandemia en donde el comercia electrónico está desplazando al físico, y algunas marcas como Louis Vuitton y Apple ya están explorando para crear sus propios supermercados imaginarios. Qué bello es el mundo que nos tocó vivir.

Aprovechando el espacio, aviso que tengo terrenos en “Los Altos virtuales de Jalisco” a solo 100 pesos el metro cuadrado. Se dan facilidades, nenis. Informes por inbox.

Y por si se te pasó: el youtuber Kunno andaba presumiendo unos tenis nuevos pero lo ventanearon porque era piratas.

Adolfo Santino

Share
Published by
Adolfo Santino