EsReal

Ya explicaron por qué Michael Jordan tenía los ojos amarillos en “The Last Dance”

A lo mejor hasta podía ver en la oscuridad

Madriguera de Conejos.- Hace unos años, salió el documentalThe Last Dance” de Michael Jordan que entre otras cosas, llamó la atención por el color de sus ojos.

La serie de 10 capítulos narra el último campeonato del mejor deportista de la historia, mismos que se van explicando desde la perspectiva de los involucrados con aquella hazaña que significó el sexto anillo para Jordan y los Chicago Bulls, y el segundo threepeat al hilo, cosa que no ha sido superada por nadie… ni lo será.

El color de los ojos de Jordan por fin explicado

Durante el documental, vemos a un Michael explicando desde su punto de vista lo que significó ese “camino” rumbo al sexto campeonato; sin embargo, una cosa que no pasó desapercibida fue justo el color de sus ojos.

Desde el principio se especularon muchas cosas respecto a la salud de “Su Majestad”, pero no hubo una aclaración oficial de parte ni de él ni de la producción, de ahí que los rumores crecieron.

Ahora, ha salido la verdadera razón para esos “ojos de conejo”, mismos que se deben (debían) a síntomas de ictericia, una enfermedad provocaa por daño hepático y que causa decoloración del iris que a veces se manifiesta con tonos amarillentos de la cornea.

“Además de la ictericia, se notaba en los ojos una lesión que estaba causando la decoloración conocida como ‘pinguécula'”, explica el doctor Val Phua .

Aunque el aspecto de su vista sí llamaba mucho la atención, según se ha podido ver en las últimas apariciones de “His Airness” ya quedó curado de esa condición, y justo habría coincidido el punto álgido de su enfermedad durante el documental, sobre todo cuando se mofaba de Isaiah Thomas cuando éste seguía resentido por haber quedado fuera del único Dream Team

, además de que Jordan le impidió ganar un threepeat en 1991.

Para leer más: una morra canceló su boda porque su novio le fue infiel pero anunció que la fiesta sigue en pie porque ya estaba todo pagado.

Adolfo Santino