Compartir Alguien por fin derrotó a Trump en un episodio más de sus apretones incómodos