Compartir Cuando por fin consigues el respeto de tus compas… pero la gloria te dura muy poco