Compartir Trump toca esta esfera en extraño rito árabe y se le ponen los pelos de punta (literalmente)