Compartir Cuando le pides una lavadita a los franeleros y terminan cobrándote lo de una quincena