Compartir Ciudadanos húngaros dicen que no hay nada que celebrar