Compartir Futbolista entra en conflicto existencial al jugar limpio pero no sentir su liga