Compartir Clásico que pides un arma para defender a tus alumnos… pero se te olvida en un baño público