Compartir 8 incansables y odiosas cosas que tiene un vendedor de cupcakes o eso