Clásico que te acosan y tu universidad dice que fue tu culpa en su nuevo reglamento

¡Ay, Guadalajara! siempre serás un pueblo rascuacho

Meméxico – Hace un par de días una joven de la Universidad Autónoma de Guadalajara (que más bien es una escuelita de paga para puro fifí) rompió el silencio y el miedo que se apoderaba de ella para exponer un caso en el que uno de sus compañeros la drogó para después intentar abusar sexualmente de ella.

A partir de la publicación de la historia, varias mujeres han confesado con el hashtag #AbusoEnLaUAG que también han sufrido de acoso sexual en las instalaciones de la UAG, pero la Universidad decidió bloquear de sus cuentas oficiales a todas las personas que lo utilizaran y poner su twitter como privado para que ya no le llueva.

En fin, el muy justificado hate hacia la UAG fue tanto que lo mejor fue huir y pues porque México y pues porque me valen mis estudiantes; sin embargo muchas personas, a quienes sí se preocuparon por llegar al fondo de todo este delicado asunto, se metieron a ver si el estricto pero muy inútil reglamento (como en todas las instituciones) podía amparar a todas estas victimas, encontrando así las respuestas más indeseables.

Pues resulta que nuestros fieles hombres de cromañón redactaron los códigos con los que la escuelucha esta se regiría por siempre con las patas, logrando así un portal del tiempo en el que al cruzar la puerta de la institución te transportaras a 1518 y fueras juzgado, discriminado y obviamente culpado por si algo te ocurría, algo así como esto:

Resulta que una de las clausulas dice algo así como:

“Ay mijita, date a respetar”, “el hombre llega hasta donde la mujer quiere”, “eso te pasa por andar toda despechugada”, “ojalá te sirva de escarmiento para no andar de loca provocando”

Pero eso no es todo, chécalo completo:

En pocas palabras la escuela dice algo así como:

“Si traes falda, pantalón, transparencias, escote, vestido, túnica, pijama, banda presidencial, vestido de VX años, ropón de bautizo o lo que sea y te hacen algo te lo ganaste básicamente por ser morra chiquitita ¡Ah! y mucho cuidadito con andar de “afeminados” o querer expresar su sexualidad o lo que sea que anden haciendo porque esto es un pueblo persignado y me lo respetan, ‘pos estos’ “.

¡Ay, Guadalajara! cuando más fe te tenemos nos confirmas que no dejarás de ser un pueblo rascuacho. Esperamos que el increíble oscurantismo que pregona las autoridades universitarias quienes dictan el retorno a la Edad Media dentro de sus terrenos no deje más estragos.

 

 

 

Compartir Clásico que te acosan y tu universidad dice que fue tu culpa en su nuevo reglamento

Logo