Chilango viaja a provincia y se intoxica con el aire limpio

Él sólo quería conocer el mar

México.- Brayan Pérez Hernández, joven de 21 años y oriundo de Iztapalapa, sufrió esta mañana un colapso pulmonar y una seria afectación en la laringe, luego de inhalar cinco bocanadas de aire limpio y puro.

El desafortunado acontecimiento ocurrió en algún lejano kilómetro de la carretera México-Puebla, donde el nocivo olor a excremento perruno cambia por el purificante olor a excremento vacuno, lo que hace que el aire se limpie y la contaminación quede enfrascada en la Ciudad.

Según testigos, Brayan Pérez aprovechó una escala del autobús para comprarse un tamal (por desgracia para él, no había tortas de tamal), lo primero que hizo al descender fue darse un “pasón” inhalando el rico y delicioso aire limpio; sin embargo, sus pulmones no estaban preparados para soportar la pureza del aire y su organismo tuvo una reacción alérgica inmediata.

“¡Rápido, pónganlo cerca del tubo de escape del autobús y díganle al chofer que encienda el motor para que el joven inhale el humo y sus pulmones se rehabiliten!”, ordenó un paramédico que viajaba en el mismo autobús.

A pesar de que esta medida de primeros auxilios ayudó a Brayan, el paramédico recomendó que el joven fuera trasladado a un hospital para que le suministraran más dosis de aire contaminado hasta que sus pulmones se reestablecieran. “Es muy común este tipo de anomalías en los chilangos cundo viajan por primera vez, deben inhalar aire limpio con responsabilidad”, agregó el paramédico.

Afortunadamente, Brayan Pérez se recupera con éxito en alguna clínica del IMSS, y dijo que en cuanto se encuentre bien de salud, volverá a intentar salir de la CDMX, pero que será más responsable al respirar el aire limpio. “Es que mi sueño es conocer el mar”, confesó entusiasmado el convaleciente Brayan.

Compartir Chilango viaja a provincia y se intoxica con el aire limpio

Logo