¿Te acuerdas de la película “Si tuviera 30″? Pues a esta chava sí le pasó

Dura, muy dura realidad

Reino Unido.- Podemos estar en desacuerdo en muchas cosas, por ejemplo, entre chairos y derechairos, porque para dividirnos estamos buenos, pero para unirnos, solo en las quejas. Hoy te traemos una de las quejas que tenemos todos: el paso del tiempo y el cómo no has logrado realizar ninguno de los sueños de tu infancia.

Fue la película “Si tuviera 30” con Jennifer Garner la que mejor (peor) supo relatar este dilema de crecer y convertirte en el monstruo aburrido y amargado que nunca pensaste ser cuando eras un adolescente todo meco.

¿Qué pensarías si te decimos que esto en realidad sucedió y que está registrado ante los libros de la ciencia (con ciencia nos referimos a los reportajes de la BBC)?

Su nombre es Naomi Jacobs, mujer de 32 años viviendo en Manchester, que despertó un día sin lograr reconocer su propia habitación, desubicada completamente del lugar donde estaba y del tiempo en el que vivía.

Todos los recuerdos acumulados de su vida adulta, ¡RAAAZZ!, arrancados de su memoria, dejando únicamente hasta 1992, época dorada en la que Selena se presentaba en “Y Vero América Va” y la vida era simplemente más tranquila.

“Salté de la cama y me vi en el espejo. Mi cara había cambiado. Me veía pálida y supe que había envejecido. Cuando hablé en voz alta por primera vez, mi voz sonaba muy diferente. Yo pensaba que tenía 15 años“, confesó.

¿Qué hubieras hecho tú al descubrir que tu sueño de ser una famosa reportera que viaja por el mundo, escribe y vive en una casa grande, pasó a convertirse en una vida donde tienes las responsabilidades de una madre soltera, fuiste homeless, estás peleada a muerte con tu mamá y además tienes un problema con las drogas? Pelarte ALV de tu vida ¿o no?

“Era muy crítica con mi yo adulta, no entendía cómo había terminado así. Era en parte devastador y en parte confuso. No quería estar en esa situación. No quería estar en esa casa. No quería estar en esa vida”.

Naomi tuvo que dedicar todo su tiempo para actualizarse con el mundo, desde cómo usar un iPod hasta reconocer que Estados Unidos había tenido a su primer presidente de color. Sin embargo, el golpe más duro fue aceptar que los ricos dulces “Abejitas” jamás volverían… ok, eso es un golpe que yo debo aceptar, ella solo tuvo que enfrentar un gigantesco trauma de la niñez para intentar encaminar su vida.

Gracias a los distintos diarios que escribió en su adolescencia, finalmente descubrió que había suprimido abuso durante su juventud, así como el consumo excesivo de drogas y un problema de obesidad.

Finalmente, su memoria regresó a base de sonidos, olores y distintos detonadores que activan la memoria. Para darle un poco de sentido a todo lo que había pasado, consultó a varios especialistas que la diagnosticaron con amnesia disociativa debido a un fuerte cantidad de estrés en el sistema.

Ahí lo tienes, amigo que no quiere ir mañana a trabajar, este término es real y listo para que puedas usarlo. De nada.

Compartir ¿Te acuerdas de la película “Si tuviera 30″? Pues a esta chava sí le pasó

Logo