Chivahermano se entera que detenerle un penal al América no les da el campeonato

Tampoco les da el pase a liguilla

Mundo Pambolero – En la antigüedad hablar de “El Clásico Nacional” nos remitía a un enfrentamiento entre fuertes guerreros por la gloria y  el no convertirse en el “monstruo” del rival por al menos una semana. Hoy en día, este partido aburrido ya no compromete nada ni a nadie y ya no emociona a la afición como antes, pero lo seguimos viendo porque pues se tiene que ganar sí o sí, por tradición y para tener de que hablar en la escuela o la oficina.

El día de ayer, el América confirmó una semana de vergüenza, pues, no solo quedó fuera de la Copa frente a un equipo aún más pequeño que Tigres, sino que en esta justa apenas y logró sacar el empate, todo para que cuando el penal se hiciera presente, Mateus Uribe, quien además desobedeció al Piojo, pateara un penal así como tu ex pateando tu corazón.

El portero de Chivas, quien bien se podría llamar “La estrella del partido” al salvar al rebaño de la derrota, es un muchachito que ya jugó Champions, fue figura en selecciones juveniles y también suplente de un tal “Iker Casillas”. Su nombre es Raúl Gudiño y según lo que demuestran los chivahermanos viene a decirle “¡quítate que ahí te voy!” a Diego Lainez con aquello de “inflar” a los nuevos talentos.

Por su parte, la afición rojiblanca ardió en euforia con el paradón que este chico de 22 años se aventó, y ha sido tanta su dicha que quienes no se ponen la playera y no hablan de futbol jamás, hoy se sienten más orgullosos que nunca de su equipo único y detergente, 100% mexicano, petfriendly, antibarras, “que viva la piel de bronce 4ever”.

Francisco Pérez se dirigía a laborar y desde luego tenía preparado un discurso para molestar a Julio, el de ventas, que le va a las Águilas. Todo iba bien por la mañana Las burlas crecían y la risa del chivahermano no podía ser más grande, hasta que Mari le preguntó a Paco si acaso Chivas había ganado el encuentro, a lo que él respondió que no, reflexionando instantáneamente sobre lo idiota que se veía celebrando un empate que no le daba ni si quiera más puntos que al rival, con todo y su penal atajado.

Francisco azotó directo al piso. Inconsolable y en posición fetal, fue trasladado a la enfermería en donde ya le administraron un Paracetamol esperando pueda salir de la crisis del “empate agrandado” por la que está atravesando. Seguiremos informando.

Compartir Chivahermano se entera que detenerle un penal al América no les da el campeonato

Logo