Conoce a don Susanito, el anciano de 93 años sin piernas que sigue trabajando

El cambio está en uno

México.- No cabe duda que nuestro país está lleno de personas que a pesar de las circunstancias, luchan día a día por tener una calidad de vida mejor, como la historia del héroe que conoceremos a continuación.

Se trata de Don Susanito, quien a pesar de tener 93 años y de no tener piernas sigue trabajando como cerillo en un supermercado, donde se gana la vida trabajando doble turno de lunes a domingo, ganando 300 pesotes por semana.

“La verdad es que nunca pude tener un trabajo estable, no terminé la primaria porque en mi casa no teníamos ni para comer, así que desde muy chico comencé a trabajar. Me fui al otro lado como bracero pero me deportaron y me robaron todo mi dinero. Tuve iniciar de nuevo en la ciudad, pero sólo conseguí trabajos mal pagados” declaró Don Susanito, que ya se convirtió en un ejemplo a seguir en su localidad.

Todas las mañanas este viejito emprende una nueva aventura

 

Desde las cuatro de la mañana este valiente señor se prepara para salir de su domicilio ubicado en en el Estado de México, para llegar justo a tiempo a su trabajo en un supermercado del sur de la Ciudad de México, aunque con el aumento a los precios del pasaje y la creciente inseguridad, cada día le cuesta más trabajo cumplir con su deber.

“Aquí todos lo queremos, es el alma de la tienda y cuando nos acordamos le festejamos su cumpleaños. Aunque la verdad ha comenzado a llegar tarde y le tenemos que descontar de su salario” Mencionó emocionado el gerente del supermercado, que descartó ofrecerle un apoyo a Don Susanito por sus grandes esfuerzos.

“De momento no tenemos contemplado ningún apoyo, porque cada quién tiene que esforzarse para ganarse el pan de cada día. Ni modo de apoyar a gente huevona ”finalizó el gerente que se metió a su oficina para jugar con su celular el resto del día.

 

Miles de personas de la tercera edad como Don Susanito, aún siguen trabajando para mantenerse

 

Mientras tanto, Don Susanito no deja de trabajar y se mantiene optimista frente a su delicada situación:

“Ya me quiero morir, no me alcanza para comer y por dar esta entrevista ya me despidieron de mi empleo” fueron las palabras de ánimo con las que este tierno viejecito finalizó la entrevista.

No cabe duda que este personaje es un ejemplo de éxito para todas aquellas personas que desean superarse. Porque no todo es responsabilidad del gobierno sino de una actitud positiva ante la vida.

Compartir Conoce a don Susanito, el anciano de 93 años sin piernas que sigue trabajando

Logo