El metro de la CDMX es parte de los círculos del infierno

Metro Pantitlán.- Miles de usuarios que día a día retacan los vagones del metro han tocado fondo e implorado piedad por sus pobres almas luego de que las temperaturas continúan en aumento, provocando que el Sistema de Transporte Colectivo Metro se convierta en un horno gigante.

El acto masivo de arrepentimiento se debe a que los metronautas comenzaran a sospechar de que los túneles de la limusina naranja son una nueva sucursal adquirida por el Diablo, de ahí que las personas rueguen por su salvación y juren no volver a cometer ningún acto que “haga llorar a diosito”.

Por su parte, la Arquidiócesis de México ha confirmado que, efectivamente, las altas temperaturas dentro del metro de la CDMX se deben a que este transporte ya forma parte de los círculos del infierno.

Los usuarios del metro chilango han dicho que viajar en este transporte es terrible durante todo el año, pero que cuando aumentan las temperaturas es realmente insoportable, pues el sudor y el olor de las personas se mezcla de tal modo que el resultado es incluso más fuerte que el mismo azufre infernal.

De último minuto, fuentes de sudor aseguran que muchos usuarios del metro están tan arrepentidos de sus pecados que han prometido no volver a escuchar a Bad Bunny, ni leer los libros de Yordi Rosado, ni irle al América, “perdóname diosito, por mi vida loca”, exclamó un joven afiliado al PRI.

Compartir Tras sufrir intenso calor, usuarios del metro se arrepienten de todos sus pecados