No pues, qué buenos maestros tienen los gringos…

 

Florida, Norte del Muro.- Queridos lectores, el mundo está loco. Es una locura que estemos vivos a pesar de todas las malditas trampas que la humanidad se pone a sí misma:

Hoy les venimos a contar la historia de un profesor que ilusamente le pidió al estado una licencia para portar armas luego del tiroteo donde perdieron la vida 17 estudiantes de la preparatoria Stoneman Douglas. Según el profe, llamado Sean Simpson, la pistola le serviría para proteger a sus alumnos en un futuro tiroteo.

El problema es que este maestro de química no tiene nada de Walter White y en vez de usar cuidadosamente la escuadra… se le olvidó en el baño público de una playa pública de Florida. Lo peor de todo es que un vagabundo la encontró y la disparó. Lo que ocasionó que tanto Simpson como el que encontró el arma fueran arrestados. 

Sean Simpson, quien no tiene nada que ver con Homero Simpson por mucho que lo parezca, dijo que se dio cuenta de que dejó su pistola Glock 9mm en el baño a los cinco minutos, pero que al intentar recuperarla escuchó un disparo.

“Creo que es más fácil quitarle este tipo de armas a la gente que no las quiere para nada más que para asesinar”, declaró confusamente el profesor ante la pregunta de cómo proteger a los alumnos de un tiroteo. Y luego los gringos dicen que nosotros estamos locos.

Por lo pronto esperamos que a ningún profesor mexicano se le vaya ocurrir pedir o perder una pistola…

Compartir Clásico que pides un arma para defender a tus alumnos… pero se te olvida en un baño público