Te decimos cómo es el metro de la CDMX por si nunca te has subido en él

Etiqueta a tu amigo que viene de visita

La Ciudad de los Socavones.- En este humilde medio hemos tenido la costumbre de escribir notas falsas sobre el glorioso Sistema de Transporte Colectivo Metro, a veces se nos pasa tantito la mano y decimos que el metro de la CeDeMequis es de lo peor. Quizás ahora sea tiempo de escribir la única nota real sobre este maravilloso transporte y decirles, de una vez por todas, que el metro no es tan malo como muchos creen.

Diariamente llegan a nuestro buzón de quejas, comentarios y sugerencias cientos de preguntas sobre el metro. “Oye, tío Deforma, ¿en serio es tan feo viajar en metro? Es que yo no lo conozco”, dudas como ésa recibimos todos los días. La curiosidad de estos lectores nos obliga a dar la cara y darles una fiel descripción de nuestro metro.

Si tienes un amigo millonario que sólo viaja en helicóptero o Uber, es momento de que le compartas esta valiosa información para que sepa cómo es un viaje en metro todos los días. Veamos:

 

1. Gente amable: siempre podemos encontrar conversaciones como ésta:

—Disculpe, buen hombre, ¿baja en la próxima estación?

—No, joven, pero me recorreré para que usted pueda bajar sin probleas.

—Gracias, es usted muy amable.

—¡Tenga un excelente día!

Metro de un país desconocido donde sí se sueltan los madrazos

2. Espacios: Pocas veces es necesario un diálogo como el anterior, pues, por lo regular, siempre hay espacio suficiente para que viajes a tus anchas.

3. Rapidez: Mientras el metro de Japón tarda años en llegar, en el metro de la Ciudad de México sólo te tardas dos o tres horas durante el trayecto, casi ni sientes que el tiempo pasó.

4. Puntualidad: No debes hacer largas filas para esperar a que llegue el metro. Siempre pasa justo a tiempo. Además, si te asomas hacia el túnel, se activa un sensor de urgencia que apresura la marcha de los trenes. Entre más te asomes, más rápido llega el siguiente metro.

Metro de Sidney o Barcelona

5. Asientos de lujo: Estos asientos no los tiene el avión de Peña Nieto.

6. El vagón restaurante en perfecto funcionamiento: Y siempre huele a deliciosa torta de tamal.

7. Área de dormir: Con el tiempo te acostumbras a despertar justo en la estación donde debes bajarte.

Metro de Praga

8. Limpieza: Mientras el metro de Moscú está todo grafiteado, el metro de la CDMX siempre está impecablemente limpio.

9. Buen olor: No sabemos qué tipo de tecnología utiliza nuestro metro, pero siempre guarda un interesante aroma a flores, frutitas, mariguanol, pelota boligoma y burbujas de gel.

10. Seguridad: Ten la seguridad de que, si no te pones truca, podrían robarte el celular.

 

 

Compartir Te decimos cómo es el metro de la CDMX por si nunca te has subido en él

Logo