Si no puedes localizar la tuya, entonces eres tú

México de 9 am a 6pm.- Metidos en una oficina 8 horas de tu vida, todos los días de la semana, durante años provoca que tengas un ojo para capturar a los personajes que habitan dentro de este mini universo al que llaman “vida godinez”, un mundo que se repite en la oficina que te encuentres, en el piso que te toque, en la colonia en la que se ubique.

Puede que varíen las especies, pero siempre de los siempres existirá  esa mujer pequeña de buen verbo, que desde chiquita la callaban en el salón, después en la universidad, hasta llegar a su trabajo, donde anda plática y plática con quien se encuentre, crea amistades con otras comadritas y se añade al chisme de moda.

Esta es su anatomía, cada uno de sus elementos brilla de singular manera en su ambiente natural: la cocina o comedor del piso. Ubica, ríe y comparte.

 

Excelente ojo para encontrar el mejor chisme de la oficina y perfecta expresión de sorpresa cuando le cuentan algo que ya sabía

Saquito color crema con papel de baño o Kleenex en los bolsillos

Brazos fuertes para sostener su bolsa Michael Kors por un lado, y del otro su termino con café

Facebook con fotos en fiestas donde ella está platicando

Bolsa grande donde trae farmacia, salón de belleza, baño, oficina, entre otras

Squad de comadritas: una en recepción, otra en administración, un par en contaduría, y no olvidemos a las comadritas del estacionamiento

Frases como “ay vas a ver eh, Ramiro”, “pongan musiquita ¿no?”, “si ¿verdad?”

Voz aguda para escucharla desde que llega

Decir “dame un segundo” mientras escribe en su celular

Amplio conocimiento sobre todos y cada uno de los trabajadores en la oficina

Tiene una opinión sobre todo, en especial en las juntas, en específico cuando es un regaño

Puede modificar el volumen de su voz según vaya pasando el implicado en su chisme


Compartir Anatomía de la comadrita que está plática y plática en la oficina