Ya hasta le dieron beca del Fonca

 

México.- “No sé, a veces hago un boceto, a veces escribo un poema, a veces simplemente anoto una idea que luego se convierte en Tweet”, dice reflexivo Javier Medina mientras posa para nuestro fotógrafo del Deforma y uno de nuestros becarios lo entrevista.

Javier Medina, artista emergente de 23 años, nos recibe gustoso en la casa de sus padres (dice que son sus roomies) en Iztapalapa. Ha aceptado que lo entrevistemos para que nos platique sobre su transformación de simple estudiante de Filosofía a un artista polifacético, transgresor y complejo el cual está a punto de montar su primera exposición en el mercadito de su casa. Todo gracias a una famosa libretita que cuesta mucho dinero.

“Yo creo que los verdaderos genios nacemos, no nos hacemos. Un día descubrimos que somos luz y magia en este mundo y que tenemos la obligación de compartir ante la gente nuestra genialidad. Yo descubrí mi talento luego de comprarme un diario Moleskine hace un par de meses”, confiesa Javier mientras bebe un poco de café y hojea un buen libro (además, está lloviendo, obvio).

Cuando le preguntamos exactamente qué tipo de artista era, Javier respondió: “no me gusta ser catalogado con una sola etiqueta, simplemente soy creador, en mi Moleskine te puedes encontrar lo mismo poemas orgánicos que pequeños dibujos ecorrealistas, que es una corriente que yo inventé”, puntualiza Javier con un cigarro en mano.

El joven y talentoso artista dice que, una vez que compró su Moleskine, le surgió por generación espontánea una beca del Fonca, “creo que mi proyecto es escribir poetuits y poememes, cosas de vanguardia”, dice. Con dicha beca piensa comprarse una laptop Apple y poder autopublicarse su primer poemario, así como montar alguna exposición en el prestigiado Centro Cultural Nomeinteresatuarte.

Compartir Joven compra un Moleskine y se convierte en artista emergente