Mucha paciencia y saliva se necesitó

Escuela Primaria Mártires de Tepepan.- Un grupo de científicos de la SEP lograron lo que durante más de 20 años parecía imposible: meter un Atlas en una mochila escolar. Esta noticia ha esperanzado a millones de niños que esperan conseguirlo algún día, asímismo, ha hecho dudar de las leyes de la física a millones de chavorrucos que, cuando eran morritos, nunca lograron tal hazaña.

Esta noticia inmediatamente despertó la curiosidad en las redes sociales. Muchos escépticos aún creen que se trata de un engaño de las cámaras o de alguna broma del Gobierno para ganar votos en la próxima elección. Otros opinan que sí es un hecho real y que, por lógica, después de veinte años de intentarlo, a fuerzas tenía que entrar ese maldito Atlas, tarde o temprano.

Los científicos de la SEP dijeron que este proyecto les llevó años. Además, confesaron que en la lejana década de los 90, existió un ser malvado que, sólo por diversión, ordenó imprimir un Atlas que no cupiera en ninguna mochila, por más que la mochila fuera muy grande. “Hay hombres que sólo quieren ver arder el mundo”, expresó un científico.

El secreto para dicho logro consistió en no descansar ni un solo día, durante veinte años. Los científicos insistieron, le ponían salivita al atlas “para que resbale”, y otras veces utilizaban un poco de grasa con el mismo fin.

Así se la pasaron dos décadas: dale y dale convenciendo a la mochila para que entrara el Atlas, mientras que la pobre mochila sólo se limitaba a decir: “ay, no, no me entra, me duele…” Pero al final, pudo más la paciencia y la insistencia.

¡Enhorabuena!

Compartir Científicos de la SEP consiguen meter un Atlas en una mochila