Juan Pérez descubre que su bisabuelo era de Madrid y comienza a hablar como español

Ya no lo soporta ni su jefecita

 

Ciudad de México.- Juan Pérez, estudiante de bachillerato y fan de youtubers españoles, descubrió que el papá de la mamá de su papá, o sea, su bisabuelo, era español, tan español como el acento de Hugo Sánchez, como la onda vital, como Lobezno y como el verbo coger en su sentido no pecaminoso.

Resulta que el bisabuelo llegó a México como exiliado durante la Guerra Civil Española, según le contó su padre, aunque también le advirtió que en realidad “nadie sabe si esto es cierto, porque el bisabuelo fue por pitillos a la tienda y, hasta la fecha, no ha regresado”.

Esta información produjo repentinos cambios en el chaval. La metamorfosis consistió en que su playera del América comenzó a palidecer hasta convertirse en una playera del Real Madrid. Sus oídos también sufrieron un extrañísimo cambio, pues el joven sintió que los doblajes de España eran mejores que el doblaje latino. Finalmente, y lo más relevante, fue que comenzó a hablar como un auténtico español (o, al menos, eso pensó).

De hecho, el chaval dejó de apellidarse Pérez (se pronuncia Peres) para apellidarse “Péresh” (ese sonido raro que sale cuando pones la lengua entre los dientes). Asimismo, comenzó a distinguir entre el sonido de la “z” y la “s”, y no supo distinguir entre besos y raíces, ni lo complicado de lo simple.

Hasta el Benito Juárez de su billetera se entristeció

Cuando un amigo suyo le preguntó si se encontraba bien, Juan respondió: “¡hostia, tío, que estoy flipando!”. Su amigo (quien confesó no saber que Juan era su sobrino) insistió en averiguar lo que estaba ocurriendo: “¡Qué tranza, Juan!, ¿por qué hablas como el Vegetta777 combinado con Kase.O?” A lo que Juan contestó sentenciosamente: “¡Que estoy flipando, tío, no me toques los cojones, ¿vale?”

La madre de Juan Pérez, por su parte, confesó estar harta de escuchar las raras expresiones del mozalbete: “ay, mijito, deja de hablar como loco y ponte a hacer algo de provecho”, dijo la madre. El joven, quien exigió comer paella en lugar de tacos de suadero, replicó: “joder, madre, ¿estás de coña?” Y ya no pudo decir nada más porque su santa jefecita le aventó un buen y justiciero chanclazo.

Compartir Juan Pérez descubre que su bisabuelo era de Madrid y comienza a hablar como español

Logo