Podemos volver a ignorarnos como de costumbre

México.- El vocero de Gobernación informó que se ha terminado el simulacro de amor, paz, alegría y buenos deseos entre las familias mexicanas, compañeros y vecinos.

Esto significa que, a partir de ahora, ya no será obligatorio desear un próspero año nuevo ni abrazar a familiares lejanos para desearle felices fiestas. Tampoco será necesario esconderse para ver momazos, “los más jóvenes podrán quedarse pegados a su celular, como acostumbran”, reiteró el vocero.

Mientras tanto, cientos de familias comienzan a volver a la normalidad, es decir, a ser familias disfuncionales y con poca comunicación entre sus miembros, “ya extrañaba llegar de mal humor de mi trabajo”, dijo un padre de familia, mientras que uno de sus hijos aseguró: “a mí no me afecta que termine el Maratón Guadalupe-Reyes, porque soy estudiante de Ingeniería y allí tenemos el Maratón Reyes-Guadalupe”.

Por su parte, miles de tías que hacen las preguntas incómodas en las reuniones familiares confesaron también ya estar algo cansadas de tan difícil labor de hacer sentir mal a sus sobrinos. “Ahora sólo nos limitaremos a compartir imágenes de Piolín y bendiciones en los grupos de WhatsApp”, expresó una tía.

El Servicio Meteorológico Nacional preveé que, en los próximos días, una oleada de mal humor y estrés azote en nuestro país, producto de los kilos de más, de los gastos innecesarios y del triste regreso a trabajar y a clases. Estén preparados.

Compartir Por disposición oficial, termina el simulacro de amor y paz entre “familia”