CONTIENE SPOILERS

Cuesta de Enero.- Una de las tradiciones más bonitas para los niños, justo después de romper el florero de la sala y arrojarle petardos a los perros callejeros, es el 6 de enero, esa fecha mágica en la que aparecen montones de juguetes y dulces al pie del árbol navideño o ya de perdida unos choninos nuevos que tanta falta hacen.

Los responsables de este acontecimiento son los Reyes Magos, esos personajes religiosos que comenzaron entregándole regalos perrones al niñito Jesús y continuaron con la tradición haciendo felices a miles de niños alrededor del mundo, siempre y cuando se portaran bien o tuvieran al menos uno de sus padres vivo.

La creencia de los niños en estos personajes es parte fundamental en la vida de todo mexicano, ya que es el drama que se repetirá con otras cosas en la vida, como creer que se terminará la tesis, que la Selección Nacional ganará el Mundial, que llegará un cambio verdadero a nuestro país o que si van a depositar esta quincena.

Es por ello que nuestro equipo de hermanos mayores herederos del negocio familiar han desarrollado las etapas del ciclo de vida de tu creencia en Melchor, Gaspar y Baltazar:

 

1.- Crees con todas tus fuerzas en un mundo mágico de fantasía en donde existen figuras que desafían toda lógica como un anciano que vuela en trineo, tres reyes árabes que son magos, un ratón que recoge dientes y la democracia en nuestro país.

 

 

2. Realizas el ritual del seis de enero que consiste en poner un zapato al pie del árbol de navidad, escribir una carta y soltarla sujetada a un globo de helio que se quedará atorado en un transformador de corriente o en el árbol del vecino.

 

3. Te emocionas tanto por la llegada que no puedes pensar en nada más los días previos al 6 de enero no puedes conciliar el sueño una noche antes de la entrega de regalos.

 

4. Aunque no te traigan todo lo que pediste igual te emociona encontrar algún juguete debajo del árbol y te encariñas con él hasta que lo descompones dos semanas después.

 

5. Cual predicador, pregonas en tu salón de clases sobre los regalos que te trajeron los Reyes Magos.

 

 

6. Comienzan los primeros debates sobre la existencia de dichos seres ya que un carnalito del salón dice que no existe y que son los papás… todo meco el vato culero.

 

7. La mera idea de que sean los papás te parece ridícula y tiene mayor sentido común asumir que tres reyes árabes recorren el mundo en bestias gigantes regalando juguetes.

 

8. Comienzas a dudar si realmente tus padres se duermen igual que tú en la noche del 5 de enero.

 

9. Los Reyes Magos dejan menos regalos conforme pasa el tiempo.

 

10. Un día te despiertas temprano y los descubres dejando los regalos y ocultando las bolsas del súper.

 

11. Te rompe el corazón ¡Ay te lo rompe!

 

 

12. Pero igual te haces wey y comienzas a pedirle cosas medianamente realistas y ajustadas a su presupuesto, con lo que es un hecho que nunca tendrás ese pony o un sable láser de verdad.

 

13. Tus papás igual ya lo suponen y vas con ellos al súper a decirles qué les vas a pedir a los Santos Reyes.

 

14. Llega un momento de incomodidad entre tù y tus padres, hasta que ya te dicen la verdad y que es el último año que te van a regalar algo.

 

 

15. Te conviertes en el personaje amargado que les dice la verdad a los niños para disfrutar ver sus creencias destruirse.

 

16. Te conviertes en papá a los 17 años y te conviertes automáticamente en un Rey Mago.

 

 

Compartir Ciclo de vida de tu creencia en los reyes magos, desde que le dejas agua al camello hasta que le dices directamente a tus padres lo que quieres