“Perdón, pero soy anticapitalista”

 

México.- Las fiestas de diciembre son “bonitas y están bien” cuando se tiene dinero. Pero, cuando el dinero no alcanza ni para comprarse unos calcetines chinos, la cosa se pone fea. La navidad entonces se vuelve en una época para volverse alternativo y odiar ese tipo de fiestas, sobre todo porque no hay lana para practicar el sano ejercicio del consumismo, y en el fondo, muy en el fondo, duele no poder comprar miles de cosas inútiles, como Santa Clos manda.

No tener dinero es una costumbre muy arraigada en nuestro país (más de cincuenta millones de mexicanos lo sabemos), y esta costumbre duele durante todo el año, pero es peor cuando llega diciembre y el único aguinaldo posible será la bolsita de colaciones que te regalarán en la posada de ti colonia.

Pero ¡calma, querido lector! En El Deforma hemos ideado 10 maravillosos pretextos para que puedas zafarte de la incómoda rifa del intercambio de regalos. Conviértete en un único y detergente y evita gastar en estas fechas. Ponte berghas. Acá van:

 

1. La explicación políticamente correcta:

“Sólo le entro al intercambio si son artesanías huicholas compradas en una comunidad autónoma. #ConsumeLocal”

2. La salida fácil (ideal para los que estudiaron en Polakas o en Filosofía y Letras):

“Perdón, pero soy anticapitalista”

3. La justificación clásica:

“Híjole, áhi para la otra, joven, es que me chingué la rodilla”

4. La confesión que le incomoda a tu abuelita:

“No puedo, soy ateo”

5. El pretexto de moda, de novedad:

“No tengo dinero: Dios me quitó mi aguinaldo por compartir el video del Pasito Perrón”

6. La religión del pobre:

“Mi religión me prohíbe entrarle al intercambio”

 7. La única y auténtica verdad:

“Es que mi aguinaldo se atrasó como unos diez años”

8. El berrinche Godín:

“Ya no le entraré a ningún intercambio, porque siempre doy más de lo que me regalan”

9. El testimonio hipster:

“Eso del intercambio es muy mainstream, cero original y orgánico”

10. El argumento del espíritu verdadero de la Navidad:

“¿Y si mejor intercambiamos amor durante todo el año e intentamos ser amables entre todos?”

Compartir 10 formas únicas y detergentes de evitar el intercambio de regalos