Amenazan con casarse y formar una familia tradicional

Santa Maria la Rifada.- Una chica de 25 años y un muchacho de 27 han decidido desafiar al modelo de vida de los de su generación y romper con ese paradigma trayendo al mundo a un ser humano. Así es, no desean un perrhijo, un gathijo, ni algún otro ser viviente (incluso inanimado) donde muchos depositan su necesidad de expresar cariño, sino un auténtico “cachorro humano”, como decía El libro de la selva.

Esta joven pareja lleva dos años compartiendo una pequeña casa en el norte de la Ciudad, lo que escandalizó a sus compañeros, quienes aún no comprenden por qué mejor no rentan cuartos separados con otros roomies, como lo exige la Sagrada Ley de los Millennials.

Respecto a su idea de tener un hijo humano, los compañeros de esta joven pareja argumentaron que eso es simplemente imperdonable, puesto que vivimos en la era de la “deconstrucción del amor romántico”, y de las “relaciones líquidas”, y de “ser nuestra propia novia” y de “viajar a París porque vale más un viaje que un hijo”, y de “el mundo es una mierda para qué traemos más gente al mundo”, y por último de “los perritos merecen restaurantes veganos también”.

Por si fuera poco, esta pareja planea una pequeña boda (¡por la Iglesia!) y formar una familia tradicional. “Yo quiero sacar a mi mujer y a mi hijo en mi vochito a pasear los domingos”, dijo entusiasmada la muchacha, y el joven agregó: “a mí me gustaría cocinar arroz”.

Mientras tanto, un amigo en común dijo que “sería muy extraño que ellos quisieran un hijo humano… no sé… se vería rarísimo que lo sacaran al parque a donde ahora sólo hay perros bien vestidos (algunos hasta traen lentes), y de repente ver a un… no sé cómo decirlo… perrhijo en versión humano, eso sí sería escalofriantemente raro”, concluyó.

 

 

Compartir Joven pareja transgresora decide tener un hijo humano y no un perrhijo