Pronto estarán en los libros de la SEP

México.- Cuentan los que saben y saben los que cuentan que toda gestación y consolidación de una patria necesita de grandes y dolorosas pruebas. Aunque, a estas alturas de la humanidad, todos estamos de acuerdo que nada se resuelve con madrazos, los libros de la SEP insisten en decirnos que sí, y que la Historia de México a puro chingadazo está forjada.

Dicen los que dicen que saben que el mismísimo Francisco González Bocanegra pensaba en todos los patrióticos madrazos que los mexicanos le daban a Masiosare, el extraño enemigo, para inspirarse en la letra del Himno Nacional. Y ésa es la razón de que dicha letra hable de ir a romperle la madre a los invasores:

El Departamento de Investigaciones Históricas del Deforma reunió algunos de los grandes madrazos que marcaron a nuestro país, mientras que el Departamento de Investigaciones Lingüísticas propuso que se utilizara el término madrazo (aunque también existen vocablos de igual intensidad como: chingadazo, putazo o vergazo). Éstos fueron los resultados:

1. Todo inició cuando Huitzilopochtli, deidad de la guerra, alentaba al pueblo mexica a que se rompieran la madre con quienes se pusieran en su camino. Muchos madrazos después, se fundó Tenochtitlán:

2. Durante dos siglos hubo madrazos que conocemos como “Las guerras floridas”. Luego llegaron los españoles y… no, los madrazos no terminaron allí, más bien se intensificaron tanto que hasta Hernán Cortés se tuvo que ir a llorar en el árbol de la noche triste:

3. Durante la Colonia, los madrazos proseguían. Entre la Inquisición (nomás de pensar en eso dan escalofríos), las rebeliones indígenas y la explotación de los más jodidos, no dejaban de llover los madrazos:

4. Después, Nicolas Cage viajó en el tiempo, se cambió el nombre a Miguel Hidalgo y comenzaron a propagarse unos históricos madrazos a los que conocemos como Guerra de Independencia:

5. El siglo XIX también estuvo lleno de madrazos: los franceses, los gringos y de nuevos los franceses se rifaban tiros con los mexicanos decimonónicos. Quizás, el madrazo más famoso fue el que se dio nuestro héroe Juan Escutia:

6. Luego, la Revolución, los cristeros, las huelgas, las guerrillas, los movimientos estudiantiles… ¡Aguanten, aguanten, ya estuvo! Pasemos mejor a otros madrazos. Como éste del Santo contra las momias de Guanajuato:

7. El célebre madrazo que el Cuauh le propinó a Failtelson (el cual todavía recordado día con día en el Twitter del comentarista)

8. Cómo olvidar cuando un poema le dio un madrazo a un chavorruco:

 8. Quizás el más famoso e injusto madrazo fue el que Itatí Cantoral protagonizó en la célebre escena:

9. De este Madrazo ya nadie se acuerda, pero quizás sea histórico por sus célebres trampas en los maratones y en el priismo:

10. Aunque este madrazo no fue protagonizado por mexicanos, el mame fue tanto que ayudó a construir la historia moderna de nuestra nación:

11. Otro clásico:

12. Y, el más importante de todos hasta ahora. Este ya clásico, célebre y certero Madrazo que ya ha pasado a los anales de la historia a partir del día de ayer:

 ¿Cuáles más faltaron?

Seguiremos informando…

Compartir Grandes madrazos que marcaron la historia de México