“No tuve opción”, confesó el técnico argentino

Estadio Olímpico Atahualpa.- En plena crisis futbolera y ante el temor de quedar fuera del Mundial de 2018, la albiceleste ocupó una de las tácticas más arriesgadas para asegurar su pase: dejar que Lionel Messi usara su playera del Barça debajo del uniforme oficial. De hecho, la primera opción era que Messi jugara con el uniforme de su club, pero la FIFA no lo permitió.

Los días anteriores al partido contra Ecuador, el técnico de Argentina, Jorge Sampaoli, estuvo meditando mucho sobre cómo salvar a su selección del bullying que se los cargaría en caso de no clasificar para el Mundial. Ninguna copa, ni siquiera sus narices, soportaría la humillación a nivel mundial.

Testigos aseguran que Sampaoli (y todos los argentinos) no dejó ni un solo momento su calculadora a fin de que le cuadraran las cuentas para que la albiceleste tuviera los puntos necesarios. Sin embargo, a pesar de que su calculadora explotó por tantas restas, sumas, multiplicaciones y divisiones, el técnico argentino no podía hallar una clara solución.

Sampaoli, lleno de angustia, dejó de hacer cuentas y analizó cientos de partidos de Messi jugando con el Barcelona, y luego de Messi jugando con la selección de Argentina, y luego de Messi cuando era un niño y pateaba sus primeros balones, y luego de Messi cuando no quiso saludar a un niño en el Mundial pasado.

Después de horas de profundo análisis, le llegó la iluminación y supo que Messi tenía que portar la playera del Barça en el juego contra la selección ecuatoriana. “¡Mirá qué boludo soy, che! ¡Andá decile a Messi que se ponga la del Barça abajito del uniforme!”, exclamó el técnico, que en español mexicano significa: “¡Achis, achis, los mariachis, pero qué güey estoy, carnal! ¡Dile a ese güey del Messi que use la playera del Barcelona debajo de su uniforme suyo! tacotacotacotaco ajuaaaa”

Y, ¡pum!, asunto arreglado. Messi volvió a tener superpoderes de jugador estrella cuando le conviene. Anotó tres goles y logró que Argentina clasificara al Mundial, tantas proezas hicieron que el orgullo de los argentinos ya no estuviera en cuerda floja.

Por su parte, Evo Morales dijo que lamenta mucho que Bolivia aún no tenga salida al mar, pues, si Argentina no hubiera clasificado, ese territorio se hubiera convertido en un mar de lágrimas.   

Compartir Revelan que Messi tenía la playera del Barcelona debajo del uniforme