Chécate, mídete, muévete

Puesto de quecas y gorditas.- El secretario de Salud, José Narro Robles, anunció en conferencia de prensa que el mejor método para “eliminar esas llantitas” es teniendo un cajón con toda la ropa que ya no nos cierra, por más que sumamos la panza.

Muchos nutriólogos y entrenadores deportivos aseguraron que este método es infalible y ayuda a motivar a los que están pasados de peso para que hagan ejercicio, “no hay mejor técnica para querer adelgazar que abrir todos los días el ropero y encontrar unos pantalones que antes te quedaban y se te veían muy bien”, dijo un experto.

El secreto de esta revolucionaria técnica consiste en siempre tener visibles esas prendas que ya no te entran. Incluso se recomienda guardar en el refrigerador, cerca de los helados y los pasteles, una blusa que esperas ansiosamente volver a usar, así los antojos repentinos podrían desaparecer.

Otra recomendación del secretario de Salud es todos los días intentar ponerse los pantalones que ya no te quedan, “de este modo, la persona con sobrepeso tendrá tanta desesperación que querrá hacer ejercicio hasta que esos pantalones entren de nuevo”.

Por su parte, los psicólogos de la alimentación (porque existen psicólogos para todo) opinaron que este método puede tener consecuencias negativas en las personas con sobrepeso, pues mucha de esa gente no guarda su ropa como un incentivo para adelgazar, sino como un símbolo de fe y esperanza.

“Mirar la ropa que ya no les queda es una forma de auto-bullying y esto destruiría cualquier autoestima”, aseguró un psicólogo.

Compartir “Guardar ropa que ya no te queda es el mejor método para bajar de peso”, confirma Secretaría de Salud