Del “Hubiera nacido muerto” al “Es que yo te dí la vida”

México.- Una de las relaciones que se mantienen de por vida, casi como la que se tiene con el fracaso y los deseos suicidas, es la relación con los padres. Esos seres bondadosos que nos dieron la posibilidad de habitar este mundo en busca de que se cumplan todos nuestros caprichos.

Al menos hasta el momento en el que comienzas a dejar de ser un estudiante con ideales y comienzas a laborar en tu primer empleo como becario o asistente de ventas en un negocio de comida rápida.

Lo que significaría una salida a la independencia económica, convierte a los padres en el momento justo por comenzar a cobrar todas las deudas que tienes con ellos, más intereses y esto es el inicio de una serie de discusiones que terminan en abrir las viejas heridas del pasado.

Es por ello que te presentamos estas famosas maneras en las que les pedías dinero a tus padres cuando eras joven y cómo te piden dinero tus padres ahora que ya trabajas:

Tú:

Aplicabas la famosa estrategia de pedir dinero para la cartulina que te pidieron en la escuela

Les rogabas incesantemente hasta que te daban unas monedas

Les decías que todos tus amigos iban a ir y te retirabas llorando a tu habitación deseando nunca haber nacido

Negociabas una sociedad de inversión en la que tus padres pagarían sólo el 50% del gasto

Les pedías prestado, jurando que algún día te meterías a trabajar

Simplemente les preguntabas si te daban dinero

Planeabas un divorcio entre tus padres para que después te consintieran con dinero y regalos para ganarse tu amor

Pedías un automóvil o tener un perro con el fin de que te los negaran y mejor ofrecerte algo de menor precio

 

Tus padres:

 

Te dicen: “A ver cuándo cortas una flor de tu jardín, mijo”

Te amenazan con correrte si no pagas la luz o el internet para ayudarlos

Te piden un préstamo que jamás te pagarán “porque ya te dieron la vida”

Te cobran el dinero de la cartulina que compraste hace 12 años

Te dicen: “No tienes algo de dinero para darle a tu papá”

Hacen indirectas sobre cómo tus primos ya le dan dinero a sus padres

Les dan ganas de comprar una lavadora nueva

Les salen viajes de improvisto y te piden prestado

 

Compartir Cómo le pedías dinero a tus papás vs Cómo te lo piden ellos a ti ahora