Seis exquisitas recetas para disfrutar con tu caguama

Terminal de Autobuses.-  Amiguito foráneo, ahora que ya llevas varias semanas viviendo en la gran ciudad, te habrás dado cuenta de que el principal obstáculo para tu desempeño académico no son las materias ni los profesores exigentes, sino el hambre, ese bonito sentimiento mucho más poderoso que el mismo amor. El hambre te obliga a hacer más cosas que el amor.

Porque en El Deforma nos preocupa tu salud y tu estancia en la gran ciudad, ideamos para ti seis prácticas recetas que harán de tu alimentación una bella aventura gastronómica. Saca papel, lápiz y anótale bien:

 

1. Tallarín estilo oriental en baño de agua con cinco gotas de saborizante natural

Puedes adquirir este sofisticado producto en cualquier tiendita. Algunas veces encontrarás pedacitos de camarón o carne dentro. Si eres vegano, no te asustes, esa carne es en realidad plástico o algo parecido. Agrega un poco de agua hirviendo, espera tres minutos ¡y listo! Sazona con un poco de limón y, si es domingo, puedes darte el lujo de echarle salsa Valentina.

2. Tacos gourmet de minerales naturales

Los tacos de autor o los tacos posmoveganos sin gluten se quedan cortos con esta maravillosa receta. Sólo necesitas calentar una tortilla (o así fría, ya chinguesu) y ponerle una pizca de deliciosa, nutritiva, delicada, brevísima, perfecta, cúbica, mínima, suculenta sal.

3. Omelette de autor

Si tus papás te han depositado la llamada “beca familiar, vale la pena que te des un gustito. Quizás sería bueno preparar “nixtamal frito en baño de clara y huevo” (huevos revueltos con tortilla, pa’ los cuates), o “huevo con un toque de mar” (atún con huevo), o “huevo con huevo”, o “huevo con una pizca de sal”.

4. Sopa de hojuela en caldo de casileche

La leche, además de ser cara, es nociva. Así que puedes comprar algún sustituto barato de leche (casileche) y prepararte una deliciosa sopa fría. También necesitarás comprar algún cereal de marca propia.

5. Chapata chilanga estilo pobreza

Si tienes dos pesos, corre a la panadería y compra un bolillo. Lo puedes rellenar de aire o, si te pones exigente, con las sobras de lo que comiste ayer. El resultado será una deliciosa chapata de calidad, rellena de otro de los alimentos ya mencionados.

6. Aperitivo light

Esta exquisita aleación de Hidrógeno con dos toquecitos de oxígeno es ideal para cuando no hay nada en el refrigerador y quieres algo ligero. Lo mejor de todo es que esta delicia la consigues con sólo abrir la llave de tu fregadero y poner un vaso (no olvides hervirla para que no te duela la panza después).

Compartir Te presentamos el auténtico Recetario Gourmet para estudiantes foráneos