Castro no la deja salir

Cuba.- Tras el paso de que el huracán Irma azota unas islas en el nordeste del Caribe, se emitió una nueva alerta sobre su trayectoria.

La idea de Irma es huir de Cuba lo más pronto posible y pedir asilo en Miami, antes de que el régimen de Castro le cause escasez de agua y pierda la categoría 5 con la que arribó a la isla.

La cárcel gigante con vista al mar recibió a Irma durante esta tarde y, como todo lo que toca suelo cubano, pasó a constituir parte de la propiedad privada de Raúl Castro, por lo que no se le permite salir.

Irma ha advertido a sus compañeros huracanes, Katia y José, que no pasen por Cuba y que desvíen su trayectoria cuanto antes para evitar caer en esta trampa mortal.

Al ver el desastre en el que estaba convertida la isla, Irma se apresuró a aclarar que la devastación no fue su culpa.

“A mí no vean, así estaba cuando llegué. Yo nunca haría algo como esto. Soy un huracán despiadado pero hasta yo tengo mis límites”, dijo en entrevista para La Jornada, allá conocido como Diario Granma.

Los ciudadanos despiertos, conscientes y comprometidos del mundo se apresuraron a culpar al huracán por las condiciones deplorables en las que vive el pueblo cubano desde hace más de sesenta años.

“Es culpa de Irma y del bloqueo”, sentenciaron, ante la incredulidad del huracán.

 

Roy Bobadilla Ver otros 6312 artículos

Presidente del club de fans de MC Dinero


Compartir Huracán Irma pasa por Cuba y ahora pide asilo en Miami