Aunque dijo: “híjole, joven, hasta allá no llego”, sí llegó

Hasta allá.- Ramón Suárez, ex taxista que laboró durante veinte años como chofer, desde que los taxis eran bochos verdes, tendrá que buscarse un nuevo empleo debido a que tomó la peor decisión de su vida: sí llegó “hasta allá”.

En el libro sagrado de los taxistas, en el artículo quinto, fracción segunda, párrafo 34, queda perfectamente bien especificado que, cuando algún usuario quiere tomar un taxi para desplazarse más de quince kilómetros, el chofer deberá responder: “híjole, joven, es que no llego hasta allá”.

En ese mismo libro se estipula que los taxistas deben siempre hablar del clima y, si son mayores de 50 años, escuchar Universal Stereo.

Por desgracia, a Ramón Suárez se le ocurrió “sí llegar hasta allá”. El ex taxista, en su defensa, dijo que: “era un día tranquilo, no había mucho tráfico, además el cliente que abordó mi taxi es mi ahijado y no quise hacerle la grosería de no llegar hasta allá, aun cuando le dije que hasta allá no llegaba”. Pero ningún argumento fue convincente para el sindicato de taxistas, quienes le retiraron inmediatamente su tarjetón.

Al enterarse de la terrible falta de Ramón, el presidente del sindicato de taxis rosas se mostró aún más alterado que su taxímetro (el cual siempre ha estado alterado), y en seguida vetó para siempre a su antiguo compañero de la Orden Suprema de Taxis de Hello Kitty.

Por atentar contra los valores de los taxis de la CDMX, Ramón Suárez, además de buscar otro empleo, tendrá que rehabilitarse y tomar un curso de anti-superación personal para cortar sus expectativas de querer llegar más lejos.    

Compartir Retiran licencia a taxista que sí llegó “hasta allá”