“Ya ni les pone copia”, lamentan sus clientes

México.- La taquería Don Memo ha tenido una súbita crisis, luego de que su dueño, quien también despacha los tacos, se quitara el bigote.

Don Guillermo Martínez decidió cambiar su apariencia física y quitarse el mostacho, pues descubrió que usar bigote se ha convertido en una moda indigna y que incluso Maluma se lo deja.

Lo que no sabía es que, desde tiempos inmemoriales, el bigote es el rasgo físico que le proporciona a cualquier gran taquero superpoderes para preparar deliciosos tacos. Se dice que el mismísimo Sansón perdió su talento para preparar tacos cuando una mujer le quitó el bigote.

Según el testimonio de sus clientes, a los tacos de Don Memo ahora parece que les falta alma, son tacos deprimidos, no tienen esa chispa de siempre y, por más sal o salsa que se les ponga, son tacos que saben a puro aire.

Por si fuera poco, Don Memo perdió todas sus magníficas habilidades como pastorero (hacedor de tacos al pastor). Cuando intenta arrojar la piña y cacharla con el taco, nunca le atina; además se redujo la rapidez con la que prepara los tacos y el trompo perdió su llamativo color rojo candente.

Para mayor desgracia, haberse quitado el bigote ocasionó que sus globos oculares sufrieran una extraña enfermedad, que le impide ver a sus clientes como güeritos y güeritas. Ahora sólo los ve con el verdadero color de su piel.

Por su parte, la Secretaría de Gobernación ha recomendado a todos los taqueros no caer en la tentación de quitarse el bigote, para así evitar que México sea un país des-tacado, pues nadie desea que los tacos dejen de ser los mejores antidepresivos, además de  Patrimonio de la Humanidad.

Compartir Taquero se quita el bigote y pierde todo su talento