Ahora todo queda tan claro

Ginebra, en las rocas.- Enésimo Segundo, ganador de tres Premios Nobel de matemáticas, ha descubierto e informado a la población que la geometría es una trampa milenaria para que los niños de la primaria y secundaria puedan jugar con las escuadras.

Según reportan las investigaciones de Segundo, 300 años antes de Cristo, Euclides inició con esta gran estafa porque su mujer no le daba chance de jugar a las espaditas de madera con su pandilla. En Alejandría, antigua Grecia, las mujeres eran muy posesivas y no le permitían al hombre hacer nada que no fuera productivo.

De alguna forma, los numeritos estuvieron de su lado y la pantomima para cotorrear chido con sus amigos llegó a oídos de David Hilbert, quien se dio cuenta que las cuentas no siempre salían, por lo que agregó una buena cantidad de reglas para que funcionara.

Esta reforma acarreó una oleada de nuevos diseños de escuadras que se parecían más las armas láser que  fueron popularizadas gracias a la carrera espacial estadounidense. Fue en ese momento cuando al capitalismo puso el ojo en la disciplina matemática.

Con un leve cambio en los planes de estudio, cada primaria del mundo empezó a pedir un juego de geometría. Eso causó un sincretismo entre cotorreo y capitalismo que permeó a toda la civilización occidental hasta nuestro días.

El equipo de trabajo del Dr. Segundo actualmente está trabajando en una ecuación que explica matemáticamente la no existencia de Dios propuesta por el famoso autodidacta Homero J. Simpson.

 

Compartir Premio Nobel de matemáticas descubre que la geometría sólo es un pretexto para jugar con las escuadras