“¡Anuma, ya estoy feliz!”, aseguró

México.- Raúl Castellanos, estudiante de Ingeniería, otaku profesional y gamer de fines de semana, declaró en sus redes sociales que fue invadido por una inesperada sobredosis de felicidad. De pronto, sintió que algo en su interior revivía. Su alma experimentó una profunda dicha y un estado de ánimo y optimismo. Cabe recalcar que todo esto lo consiguió sin proponérselo, sin utilizar ningún tipo de droga y sin que se hubiera sacado la lotería. Simplemente fue feliz.

Desde su infancia, Raúl fue diagnosticado con una depresión profunda, enfermedad que lo separó de los círculos sociales y le trajo severos problemas en su desempeño académico. Muchos lo tildaban de emo o azotado, pero lo que Raúl en verdad enfrentaba era una severa depresión que se prolongó hasta el día de ayer.

Cuando Raúl se encontraba en el parque cercano de su casa, en un estado de melancolía, y en sus lágrimas se reflejaba el gris de las nubes, pasó un antiguo compañero de su secundaria que recientemente se había convertido en un fiel adepto a la iglesia Pare de Sufrir. Al ver que Raúl estaba, según sus palabras: “bien sad, achicopalado, bajoneado, malvibroso, depre y con cara de que ya bailó Bertha”, le dijo: “Qué onda, Raúl, ¿estás triste?”

Raúl al principio no notó la presencia de su antiguo compañero. Continuó llorando, cabizbajo y con los codos apoyados en los muslos en actitud de rana René y cara de Pepe la Rana. Sin embargo, después de que su compañero lo volviera a saludar, Raúl lo reconoció en seguida y le respondió: “Hola, sí, estoy triste”.

Entonces sucedió el milagro, lo inaudito, el momento que pasará a la historia. El compañero le dijo: “¡Pues ya no estés triste!” A lo que Raúl contestó, en un ataque de júbilo: “Anuma, sícierto, mejor ya no estoy triste, ya voy a ser feliz, ya me puse feliz, qué contento estoy”. Y se fue dando brincos de alegría hasta su casa.

Teóricos de los antiguos astronautas aseguran que Raúl no tuvo un ataque de felicidad, sino un ataque de ironía. Pero esta hipótesis es poco probable, porque el mismo Raúl escribió en su Twitter: “Ai wey khé feliz eztoi!!!”

Compartir Se registra el primer caso de persona que supera la depresión porque alguien le dijera “¿Estás triste? Ya no estés triste”